Simplificando la complejidad: Una batalla tras bastidores

Con la reciente publicación del informe “Navegando por los pagos digitales” de Worldline, sería seguro sacar la conclusión de que la industria de pagos es más compleja que nunca: una verdadera vergüenza de soluciones innovadoras, experiencias en expansión y nuevas formas de resolver viejos problemas (o problemas que ni siquiera sabíamos que teníamos). Pero en este universo en expansión yace una paradoja. Colocada frente a un universo exponencialmente complejo, la simple experiencia de frente al cliente exigida por los comercios y sus clientes es todo lo contrario. Piense de forma más simple, optimizada y sin fricciones. Para mí esta es una ambición admirable, pero con poco conocimiento de la batalla que se libra tras bastidores.

Sin embargo, y esto es lo interesante, este universo expandido y complejo se puede domesticar. Aunque tal vez decir “domesticado” es demasiado optimista, quizás más bien sus límites se puedan flexibilizar o se pueda lograr una mejor unión.

Al profundizar en este desafío, la comunidad científica detrás del último informe “Navegando por los pagos digitales” de Worldline, logró llegar a tres dualidades clave presentes en la batalla entre la simplicidad y la complejidad en el mundo de los pagos de hoy, estas son:

La unificación controla a la diversificación – ¿Cómo se puede controlar la proliferación de modelos de negocios, soluciones y tecnologías para crear soluciones sencillas y sostenibles?

Interacciones fluidas en medio de la digitalización acelerada– ¿Cómo se pueden construir soluciones digitales seguras e inclusivas que permitan nuevas experiencias en los establecimientos y pagos autónomos?

Confianza implícita a partir de las regulaciones –¿Cómo se pueden adoptar el panorama regulatorio y la protección de la privacidad de una manera que permitan la economía de datos y la confianza en el punto de venta?

En mi opinión, estas dualidades representan la esencia de la tensión entre la demanda simple y la compleja realidad que existe en los pagos y las fronteras que se ponen a prueba a diario, se desafían, y a veces, nos atrevemos a decirlo, se concilian.

Abordemos la cuestión de la diversificación de soluciones. Cada día una nueva idea brillante o una forma innovadora de emplear una tecnología irrumpen en nuestras vidas. Todas son individualmente interesantes y bien intencionadas, pero, cuando se agregan a la serie de otras buenas ideas, puede ser confuso elegir cuál adoptar o implementar. Funciona un poco como tratar de elegir un caballo para apostarle en las carreras cuando se está rodeado por una multitud de casas de apuestas ruidosas; la forma es útil, pero no hay garantía en la carrera que se aproxima.

No obstante, con el beneficio de integraciones más fáciles, una mayor colaboración, asociaciones más profundas y ecosistemas de soluciones en expansión o, mejor aún, servicios unidos conectados a través de ciclos en común entre clientes, las cosas pueden ser más simples.

Tome el conjunto de soluciones ofrecido a los comercios de hostelería a través de los nuevos terminales Axium de Ingenico. Pague la cuenta de su comida usando una tarjeta sin contacto (o incluso un pago alternativo como AliPay), obtenga su recibo por correo electrónico con recibos digitales, agregue puntos a su esquema de lealtad con Joyn y luego pida un taxi que lo lleve a casa usando MyTaxi. Estas son cuatro actividades diferentes anidadas en un mismo viaje, habilitadas por un creciente ecosistema de soluciones que puede ofrecer y administrar el propietario de los terminales, ya sea el adquirente, el banco o el revendedor.

Lo que deja en claro este ejemplo y lo que he visto en el mercado es que los innovadores detrás de cada una de estas soluciones, están pensando menos en cómo diseñar soluciones de punto de propósito único, y más en cómo crear experiencias digitales que funcionen bien con los demás y aporten valor como parte de un conjunto más amplio de actividades.    

Retrocediendo un par de años: darle vida a esto era simplemente muy difícil y requería mucho tiempo, esfuerzo e inversión. Sin embargo, con la flexibilidad de una plataforma Android como la que está implementando Ingenico, junto con una tienda de aplicaciones llena de soluciones de una red de aliados, lo que una vez fue un desafío se está convirtiendo rápidamente en un negocio del día a día. Con este tipo de pensamiento unido, creo que es posible elegir el caballo con las probabilidades más seguras y que la complejidad no se interponga en el camino de hacer una elección simple.

Simon Fairbairn

Acerca del autor

Simon Fairbairn es HEAD OF PROFESSIONAL SERVICES

Leading the Advancement of Frictionless Payment in EMEA Member of the Worldline Scientific Community at Worldline Global

Acerca de Worldline

Worldline [Euronext: WLN] es líder europeo en medios de pago y servicios transaccionales, siendo el cuarto actor a nivel mundial. Gracias a su alcance global y su compromiso con la innovación, Worldline es el socio tecnológico de referencia para los comercios, bancos y adquirentes, así como para los operadores de transporte, administración pública y otros de sectores de actividad. Impulsada por sus más de 20.000 empleados en más de 50 países, Worldline ofrece a sus clientes soluciones sostenibles, fiables y seguras en toda la cadena de valor de los pagos, fomentando el crecimiento de sus negocios. Los servicios ofrecidos por Worldline en las áreas de Merchant Services; Terminals, Solutions & Services, Financial Services y Mobility & e-Transactional Services, comprenden adquirencia comercial nacional y transfronteriza, tanto para comercio físico como digital, procesamiento de transacciones de pago de alta seguridad, una amplia gama de terminales de pago, así como la emisión electrónica de billetes y servicios digitales en el entorno industrial. En 2020, Worldline obtuvo unos ingresos proforma de 4.800 millones de euros. worldline.com

worldline