La mitigación de los delitos financieros en un mundo con COVID-19

La pandemia ha traído cambios sin precedentes en el mundo de los pagos y en la manera en que los clientes consumen mercancías.

En el último año, los pagos en línea han aumentado significativamente debido a los aislamientos y al número de compras en Internet de productos y servicios esenciales. Los negocios de comercio electrónico, como Amazon o eBay, han visto aumentos en millones de transacciones adicionales y nuevos clientes. No obstante, con más transacciones vienen más responsabilidades, más fraude, y más devoluciones. Los proveedores de servicios de pagos (PSPs) se vieron obligados a adaptar sustancialmente sus sistemas de prevención para atenuar y combatir transacciones fraudulentas, delitos en línea, phishing, y estafas que han afectado a dueños de comercios y proveedores de servicios de pago por igual.

Aumento de delitos económicos

Adicionalmente, en 2020 se presentó un aumento substancial en los delitos económicos, que alcanzaron la cifra récord de $42 mil millones. Esto no solo causó pérdidas financieras, sino también pérdidas en reputación y de clientes. Es preocupante que solamente 56 % de las empresas emprendieron investigaciones por incidentes serios del fraude. No es de extrañar que los tipos más comunes de delitos sean el fraude al cliente, la ciberdelincuencia y la apropiación indebida de activos. El mercado de adquirencia también estaba sujeto al aumento en las tasas del fraude y casos de fraude familiar, tarjetas robadas, ataques de bots, y de esquemas de estafas, con el fraude con tarjeta de crédito como el tipo más notorio de robo de identidad el año pasado.

En 2020 el mundo financiero se vio abatido por millones de incidentes delictivos con diferentes escalas, gamas, y repercusiones financieras. Afortunadamente, algunos de ellos se vieron frustrados gracias a los esfuerzos organizados de los bancos, las instituciones financieras, así como de las autoridades competentes. Uno de los ejemplos implicó infiltrarse en una red organizada de lavado de dinero. Como declaró Europol, “durante la operación se iniciaron 1.529 investigaciones criminales, se identificaron 4.942 transacciones de mulas de lavado de dinero, previniendo una pérdida total estimada en €33.5 millones”.

El efecto de la COVID

Desafortunadamente, una estadística hizo que el año pasado presentara aún más desafíos, sumándose al caos mundial causado por la COVID-19. La pandemia parece haber sido un catalizador para muchos estafadores y criminales financieros apuntaran a quienes quedaron desempleados y eran susceptibles al engaño. De hecho, según datos de fraud.org, el número de denuncias con respecto a premios falsos, sorteos, y regalos gratis prácticamente se duplicaron en 2020 con respecto al año anterior. La Comisión Federal de Comercio reportó haber recibido más de 2.2 millones de reportes por fraude, con un valor estimado de $3.3 mil millones. El aumento de las ventas en línea durante la pandemia global provocó un incremento enorme en los clientes que no recibían sus mercancías a tiempo y otros nunca las recibieron.

Protección contra el fraude

Como proveedores de servicios de pagos, es esencial proteger a los comercios y a sus clientes con un servicio completamente global de diagnóstico del fraude. Además, es fundamental adaptarse a un panorama imprevisible y a la siempre cambiante industria del fraude e implementar nuevas funciones para acomodarse al siempre cambiante sector financiero. Al ofrecer una solución personalizada cada comercio se beneficia de modelos adaptados a sus necesidades y experiencias empresariales, lo que garantiza calidad y precisión. Esta oferta dentro de la prevención de riesgos y fraudes abarca servicios eficaces de control de fraudes que son modulares para bancos, emisores y adquirentes. Estas soluciones abarcan todo el espectro de pagos y se pueden integrar fácilmente en cualquier ecosistema de pagos.

La primera ventaja es que las soluciones son modulares, lo cual significa que se pueden ajustar fácilmente para acomodarse a las necesidades variadas de clientes, dependiendo de su tamaño, productos en oferta, y de su flexibilidad ante el riesgo. Al ofrecer monitoreo avanzado de transacciones es posible detectar el fraude en etapas tempranas y evitar esquemas y actividades de lavado de dinero. Las acciones preventivas como el monitoreo de los sitios web de los comercios o investigaciones regulares del fraude y contra el lavado de dinero y las violaciones de datos, pueden ahorrar pérdidas financieras irreversibles o llevar a la creación de programas de cumplimiento de los sistemas de tarjetas. La mitigación del riesgo financiero y de los delitos financieros exige soluciones integrales y puede proporcionar tranquilidad a las instituciones financieras, a los proveedores de pagos, a los comercios y, en última instancia, a los usuarios finales.

Así las cosas ¿qué se necesita para que las entidades financieras y los proveedores de servicios de pago puedan abordar los delitos económicos en 2021 y después?

No existe un solo paso o esfuerzo que pueda acabar con los delitos financieros, sin embargo, mitigarlo con tecnología moderna, algoritmos basados en inteligencia artificial y el cumplimiento adecuado de las medidas para prevenir los delitos financieros supondrá una diferencia sustancial.

La llegada del 2021 demandará más flexibilidad, colaboración y uso de datos de todos los actores en la industria de los pagos para proteger y servir a las víctimas, con frecuencia inconscientes, del fraude. Nuestro conocimiento y una década de experiencia nos ayudan a atenuar con eficacia el riesgo y el crimen digital de tal modo que se reduzcan los costos del fraude, penalidades a los esquemas, y costos operacionales. Todas estas medidas salvaguardan el proceso de la transacción y lo protegen contra las pérdidas financieras.

Sobre el autor

Director de adquirencia para el Reino Unido y Negocios estratégicos a gran escale en Ingenico, una marca de Worldline

Marc Docherty es el director de adquirencia de Ingenico en el Reino Unido. Cuenta con más de 20 años de experiencia trabajando para prestigiosas organizaciones en el sector bancario y de pagos, incluyendo Bank of Scotland, RBS, Barclaycard, AMEX y Visa.  Las fortalezas de Marc son la banca de negocios, factoraje y descuento de facturas, y los pagos transfronterizos. También cuenta con una vasta experiencia en adquirencia, se ha enfocado en el sector de grandes corporaciones en el Reino Unido y Europa por varios años.

Marc es un entusiasta de las soluciones que ofrecen un valor real a los clientes, mientras que ayuda a las organizaciones a reducir la complejidad y mejorar la experiencia del cliente, proporcionando una completa solución de pago de extremo a extremo.

Sobre Worldline

Worldline [Euronext: WLN] es el líder europeo de pagos y de la industria de servicios transaccionales y el actor #4 a nivel mundial. Su alcance global y su compromiso con la innovación hacen de Worldline el aliado tecnológico preferido por los comercios, la banca y terceros adquirentes, además de operadores de transporte público, agencias gubernamentales y empresas en todos los sectores de la industria.

Worldline cuenta con más de 20.000 empleados en más de 50 países, y proporciona a sus clientes soluciones sostenibles, confiables y seguras a lo largo de toda la cadena de valor de la industria de los pagos, impulsando el crecimiento del negocio en cualquier ubicación. Los servicios que ofrece Worldline en las áreas de Servicios para Comercios; Terminales, Soluciones y Servicios; Servicios Financieros y Movilidad y Servicios Móviles y Transaccionales Electrónicos incluyen la adquirencia comercial nacional y transfronteriza, tanto en el establecimiento como en línea, el procesamiento de transacciones de pago de alta seguridad, un amplio portafolio de terminales de pago, así como servicios de facturación electrónica y servicios digitales en el entorno industrial. En 2020, Worldline generó unos ingresos proforma de 4.800 millones de euros. worldline.com