6 desafíos con tecnología biométrica no basada en teléfonos

Los pagos biométricos sin tecnología basada en telefonos son complejos. Por lo  general, requieren que los comercios tengan terminales de pago que estén equipadas con hardware y software lo suficientemente potentes como para leer datos biométricos, y las implementaciones plantean muchos desafíos.

Víctor Hugo Rivera - Biométricos

En mi publicación anterior, hablé sobre el aumento de la autenticación biométrica en entornos de pago típicos. Ese mercado está dominado actualmente por la biometría basada en teléfonos, donde los consumidores autentican la transferencia de información de pago en su dispositivo a través de un escáner de huellas dactilares o a trevés de identificación facial. Para el comercio, es una simple transacción sin contacto.

Los pagos biométricos sin tecnología basada en telefonos, sin embargo,  son más complicados. Por lo  general, requieren que los comercios tengan terminales de pago que estén equipadas con hardware y software lo suficientemente potentes como para leer datos biométricos. Si bien el interés en los pagos con tecnología biométrica no basados en teléfonos está presente en ciertos países en todo el mundo, las implementaciones plantean muchos desafíos.

1. La falta de estándares hace que la implementación sea un desafío

Los estándares de seguridad son fundamentales para la adopción generalizada de cualquier tecnología. Hoy en día, todas las soluciones de pago biométricas están vinculadas a un solo proveedor, cada uno de los cuales elige establecer sus propios estándares. La privacidad de los datos personales está consagrada en las leyes de protección en casi todas las jurisdicciones y estas leyes a menudo retrasan el cambio técnico. Si bien los principios y propósitos de las leyes de protección de datos son consistentes, su aplicación y detalles no lo son necesariamente. Ambos factores hacen que la implementación generalizada sea un desafío para cualquier proveedor de tecnología.

2. Preocupaciones sobre el uso de datos biométricos y la privacidad

La privacidad de los datos biométricos es un importante inhibidor del mercado. En muchos países,  hemos visto preocupaciones de grupos de consumidores y gobiernos donde las cámaras biométricas se han utilizado con fines de seguridad o marketing y los gobiernos también siguen siendo cautelosos sobre la comercialización sigilosa de tales datos.

Extrañamente, mientras que los consumidores están expresando fuertes dudas sobre sus datos de imagen que se mantienen para la tecnología biometrica no basada en teléfonos, el nivel de preocupación es mucho menor a pesar de que los datos a menudo se mantienen en la nube. Tal vez esto se deba a que muchos de nosotros vemos nuestro teléfono como una extensión de nosotros mismos, ósea como el disco duro externo de nuestro cerebro. 

3. La biometría es difícil, pero no imposible de descifrar

Los hackers han demostrado que es posible engañar a los sistemas de seguridad que dependen de la huella digital de los usuarios, e incluso, el escaneo de iris con soluciones de baja tecnología basadas en fotografías de alta calidad. Uno, por ejemplo, era capaz de vencer a un escáner de iris simplemente pegando una  fotografía de un iris en el interior de una lente de contacto dura para emular la forma de un ojo. Otro video popular muestra a una compradora en China usando el reconocimiento facial en un kiosco de autoservicio, mientras se agacha para atar sus zapatos, en lugar de que la cámara lo leyera, simplemente reconoce al hombre detrás de ella en la cola que está distraído por su teléfono y se le factura por sus compras. El problema grave con la biometría es que, a diferencia de una contraseña o token, una vez que su cara o dedo se ha visto comprometido, no puede simplemente cambiarlo a otro.

4. Los costos por el uso de tecnología de reconocimiento facial no basada en teléfonos son altos

La mayoría de las soluciones en uso hoy en día necesitan una cámara de alta calidad, una potencia de procesamiento considerable y un mayor ancho de banda de Internet. La lectura facial y del iris también depende de las condiciones de luz ambiental adecuadas, lo que hace que la  tecnología sea difícil de implementar en muchas circunstancias. Por lo general, las cámaras deben montarse a la altura de la cara, lo cual puede ser un desafío en entornos dentro de las tiendas. Todas estas condiciones, aunque alcanzables, son costosas y difíciles de implementar.

5. Limitaciones con la tecnología de reconocimiento facial

El reconocimiento facial ha recorrido un camino largo, pero todavía hay muchos desafíos con esta tecnología cuando se trata de dispositivos no basados en teléfonos. Desde el punto de vista del entorno de pago, la luz ambiental es un factor clave, ya que las barras a menudo son oscuras y las tiendas minoristas pueden ser demasiado brillantes. Esto puede influir en qué tipo de empresas pueden optar por esta tecnología. Otra limitación clave con la tecnología de reconocimiento facial es el tono de la piel. Varios estudios han demostrado que el reconocimiento facial es más preciso para los hombres blancos y considerablemente menos para las mujeres de tonos de piel oscura. Una de las inferencias comunes de la investigación revela que la inteligencia artificial detrás de las plataformas a menudo utiliza Internet para obtener datos de comparación de "aprendizaje". A medida que la población de rostros en Internet está más sesgada hacia las imágenes blancas y masculinas, hay un conjunto de datos correspondientemente más robusto. También hay preocupaciones para los usuarios discapacitados por razones más obvias, así como los países donde las cubiertas faciales son comunes (aunque el reconocimiento del iris es una solución potencial en los países de norteamérica). En resumen, el reconocimiento facial está lejos de ser universal.

6. Es probable que la adopción de huellas dactilares se retase gracias a la pandemia de COVID-19

La actitud hacia el contacto físico ha cambiado desde la pandemia, y la aceptación de los lectores públicos de huellas dactilares puede verse afectada en el futuro cercano. Los lectores de huellas dactilares en los teléfonos personales, por otro lado, no se ven afectados por esto.

El futuro de la tecnología biométrica no basada en teléfonos

En mercados como China, donde la adopción del reconocimiento facial es alta, las terminales especiales equipadas con cámaras de súper alta resolución y potencia de procesamiento adicional pueden permitir la aceptación de pagos. Sin embargo, creo que la amplia disponibilidad internacional de dicha tecnología dependerá de las normas del mercado. En los países donde hay una menor penetración de teléfonos inteligentes, hay mucho más interés en el uso de lectores de huellas dactilares como una forma relativamente sencilla de identificar a un consumidor. La adopción en los pagos convencionales dependerá de los estándares tecnológicos y de la voluntad de las personas de utilizar tecnología basada en el tacto.

Esperamos ver un mayor uso y aceptación de la tecnología biomeétrica no basada en teléfonos con el tiempo a medida que surgen estándares para ello y los consumidores estén satisfechos con la seguridad y la fiabilidad de la experiencia, pero mientras tanto, el modelo basado en el teléfono da un puente más fácil.

Si está buscando obtener más información sobre los pagos biométricos, contáctenos.

Suscríbase a nuestro Newsletter para recibir información actualizada de la industria de pagos.

 

Víctor Hugo Rivera es Gerente de Soluciones en Ingenico México.