La industria de pagos en Brasil está pasando por un momento de grandes cambios.

* Jeane Simon y Lais Carnival

El año 2020 trajo dos nuevas variables a la ecuación: Pix y WhatsApp, además del impacto que la pandemia de COVID-19 tuvo en la economía. ¿Qué papel jugará cada uno y cómo reaccionará el mercado?

El 16 de noviembre de este año sale al aire Pix, la plataforma de pago instantáneo del Banco Central de Brasil (BCB). Como en este tipo de operación, la transmisión de la orden de pago y la disponibilidad de fondos para el usuario receptor se produce en tiempo real, debe competir principalmente con los pagos con tarjeta débito y transferencias electrónicas entre bancos DOC y TED (siglas en portugués para Documento de Ordem de Crédito y Transferência Eletrônica Disponível). La plataforma estará disponible las 24 horas del día, los siete días de la semana, y todos los días del año.

La posición de BCB es que Pix se ha convertido en otra opción de pago y, como plataforma abierta, fomenta la competencia entre los agentes del mercado.

Un pago con Pix se puede iniciar a través de un código QR (que se puede generar a través de una billetera digital, por ejemplo), códigos de identificación del usuario (como el número del teléfono personal, CPF, CNPJ o correo electrónico), o por tecnología de aproximación (como NFC).

El costo de BCB será de R $ 1 centavo por cada 10 transacciones, lo que hace que el sistema sea inicialmente muy económico, aunque aún no se sabe cómo se monetizará la solución de los aliados que pondrán la última milla a disposición de los pagadores y beneficiarios.

La solución de pago instantáneo también tiene un impacto positivo en toda la gestión y la reconciliación del inventario para minoristas, ya que hoy se separa el producto a la espera de la confirmación de la compensación, antes de continuar o devolver el producto al inventario.

Por otro lado, en junio Facebook hizo un gran lanzamiento con repercusión mundial, anunciando la disponibilidad de una nueva funcionalidad de pago en la plataforma WhatsApp, que llegaría a través de actualizaciones para los usuarios brasileños a partir de julio.

Los brasileños utilizan intensamente WhatsApp (hoy hay 120 millones de usuarios) y se comunica de manera amplia y diversa a través de la plataforma, no solo con otras personas, sino también con empresas, tiendas y negocios en general.

Las ventas realizadas por WhatsApp aumentaron significativamente en el escenario de la pandemia, debido al cierre de puntos de venta físicos. Por lo tanto, agregar funcionalidad de pago a la herramienta es positivo para la experiencia del usuario, ya que todo se puede resolver dentro de la plataforma.

En su diseño de lanzamiento, el pago solo podía usar tarjetas de los bancos Nubank, Banco do Brasil y Sicredi, la red Cielo, y las franquicias MasterCard y Visa.

Por ahora, BAC ha bloqueado la solución de pago de WhatsApp e indicó ante la opinión pública que:

"La motivación del BAC para la decisión es preservar un entorno competitivo adecuado, que garantice el funcionamiento de un sistema de pago interoperable, rápido, seguro, transparente, abierto y barato".

Además señala que "el eventual inicio o continuación de las operaciones sin el análisis previo del regulador podría generar daños irreparables al SPB, especialmente en lo que respecta a la competencia, la eficiencia y la privacidad de los datos".

En una nota, WhatsApp también dijo que "el objetivo es proporcionar pagos digitales a todos los usuarios de WhatsApp en Brasil, con un modelo abierto y trabajando con socios locales y el Banco Central".

Observando todos estos movimientos, lo más importante es tener en cuenta que el consumidor brasileño tendrá más opciones. Pix ofrece la posibilidad de inclusión a clientes no bancarios y una plataforma rápida, económica y disponible. Por otro lado, WhatsApp, una vez lanzado por BAC y capaz de contar con más opciones de pago, brindará mayor practicidad y mejor usabilidad a millones de usuarios brasileños.

Hoy el país tiene alrededor de 45 millones de personas que no están bancarizados y 230 millones de teléfonos inteligentes. Por lo tanto, ambas soluciones, junto con las tarjetas de crédito y débito, trabajarán juntas para disminuir el porcentaje de pagos realizados en efectivo, acelerando la migración al pago electrónico.

El siguiente paso es ver cómo interactuarán estas soluciones.

Con todo esto, creemos que estos serán importantes movimientos del mercado en el futuro:

  • ¿Podría Pix ser la próxima opción de pago para WhatApp?
  • ¿Dónde más se aceptarán las tarjetas de crédito y débito?
  • ¿Qué papel jugarán las billeteras digitales para hacer factibles los pagos con tarjeta y Pix?
  • ¿Cuál de estas soluciones será la preferida por el consumidor?
  • ¿Qué servicios podrán ofrecer las fintechs utilizando la plataforma Pix?
  • ¿Qué impacto tendremos en la gran cuota de mercado que hoy ocupa efectivo, cheques y boletos?
¡Sigue leyendo nuestro blog para conocer más puntos de vista!

 

 

 Jeane Simon es la Directora de Mercadeo para América Latina en el Grupo Ingenico.

Lais Carnival es Gerente Senior de Innovación y Startup Engagement para América Latina en el Grupo Ingenico.